En una operación conjunta entre el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y la Armada Nacional, las autoridades colombianas lograron desarticular una operación de contrabando marítimo en aguas jurisdiccionales de Buenaventura, Valle del Cauca. La embarcación rápida, que intentaba eludir la vigilancia, transportaba más de tonelada y media de estupefacientes.

Durante la inspección de la lancha interceptada, se descubrieron 62 costales de diferentes colores que ocultaban 1.517 paquetes de marihuana y 30 bloques de clorhidrato de cocaína. Los tres tripulantes, identificados como Carlos Enrique Riascos Rodríguez (colombiano), Víctor Julio Villalobos Ramírez (costarricense) y Josseph Alberto Paredes Herrera (nicaragüense), fueron capturados en flagrancia.

Un fiscal de la Dirección Especializada contra el Narcotráfico imputó a los detenidos el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado. Aunque los acusados no aceptaron los cargos, la medida de aseguramiento privativa de la libertad fue dictada, enviándolos a un establecimiento carcelario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *