En un nuevo giro de los acontecimientos, Cali, la capital del Valle del Cauca, se ve sumida en la consternación y la indignación ante un reciente caso de violencia sexual. Harold Andrei Echeverry Orozco, de 40 años y ya condenado por feminicidio, ahora enfrenta cargos adicionales por delitos sexuales.

Los hechos se remontan al 3 de diciembre del año pasado, cuando una mujer de 29 años fue brutalmente atacada en un taller de mecánica en el barrio San Judas. Según los informes, Echeverry Orozco habría abordado a la víctima en el lugar, amenazándola con un arma de fuego antes de cometer el abuso sexual y someterla a vejámenes.

Este caso adquiere mayor relevancia debido a que Echeverry Orozco ya había sido condenado a 47 años de prisión por el feminicidio agravado de una menor de 15 años, ocurrido tan solo cuatro días después del abuso sexual en el mismo taller.

Tras su captura en Villavicencio, Meta, el acusado ha aceptado los nuevos cargos formulados por la Fiscalía General de la Nación. En consecuencia, un juez de control de garantías ha ordenado su permanencia en prisión preventiva en la cárcel de Cómbita, Boyacá, mientras se lleva a cabo el proceso judicial correspondiente.

La comunidad caldense y la sociedad en general claman por una justicia firme y contundente ante estos hechos de violencia de género. Este nuevo caso resalta la urgencia de fortalecer los mecanismos de prevención y protección de las víctimas, así como de combatir la impunidad en casos tan atroces como estos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *