El pasado domingo 18 de febrero, en Potrerillo, Valle del Cauca, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tuluá respondió a un incendio presuntamente provocado por un vecino en el área donde se llevó a cabo la quema.

Los bomberos de Tuluá gestionaron la emergencia de manera eficiente, controlándola adecuadamente. No obstante, el sargento Fabián Rendón, jefe operativo del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tuluá, insta a la ciudadanía a abstenerse de realizar quemas de basura, arrojar colillas de cigarrillos en zonas con vegetación, encender fogatas o llevar a cabo cualquier acto que pueda desencadenar una emergencia fuera de control.

Rendón subrayó que el cuerpo de bomberos no cuenta con la capacidad para atender más de tres emergencias simultáneamente, y algunos vehículos se encuentran fuera de servicio. Además, señaló que, dentro del marco legal, se impondrán comparendos ambientales ante la persistencia de esta problemática, ya que se han emitido llamados a la ciudadanía para evitar estas prácticas sin obtener resultados satisfactorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *