La Fiscalía General de la Nación logró un importante golpe contra el crimen organizado en Cali al judicializar a ocho presuntos integrantes de un grupo delincuencial familiar dedicado a la comercialización de estupefacientes. La líder del grupo, Mirta Magali Hernández Bastidas, quien ya cumplía una condena de cuatro años y nueve meses con detención domiciliaria por tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir, encabezaba las operaciones de esta organización criminal.

El grupo, según la investigación de la Fiscalía, tenía el control de líneas de expendio de narcóticos en los barrios Antonio Nariño, Unión de Vivienda Popular, Siloé y El Diamante, en la ciudad de Cali. Cada línea estaba compuesta por 5 a 10 expendedores, operando desde inmuebles ubicados estratégicamente para el abastecimiento de las sustancias ilícitas.

Los judicializados incluyen a familiares cercanos de la líder, como su hermano, Darwin Mauricio Hernández Bastidas, su pareja sentimental Edier Rodríguez Yalanda, sus dos hijos Jhon Edward Hernández Bastidas y Juan David Hernández Bastidas, así como a Luis Arturo Restrepo, administrador de una de las casas de expendio, y los guardas de seguridad privada Luis Alejandro Benavidez y Anderson David Valencia Valenzuela.

El trabajo de la policía judicial de la DIJIN de la Policía Nacional reveló que Mirta Magali Hernández Bastidas utilizaba una cédula falsa para evadir a las autoridades mientras cumplía detención domiciliaria. Además, se descubrió que adquirió una camioneta, un celular y abrió cuatro cuentas bancarias durante este período.

Adicionalmente, el grupo delincuencial está vinculado al hurto de dos motocicletas, las cuales presuntamente fueron sustraídas de conjuntos residenciales con la supuesta complicidad de guardas de seguridad privada.

La acción de la Fiscalía y la policía judicial reflejan un avance significativo en la lucha contra el crimen organizado en Cali, desarticulando una red que tenía impacto directo en la distribución de estupefacientes en varios barrios de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *