En una operación policial en el barrio Rubén Cruz Vélez del municipio de Tuluá, un adolescente de 15 años fue detenido bajo sospecha de extorsión. El suceso tuvo lugar el pasado 14 de febrero de 2024, cuando la Policía Nacional, actuando en flagrancia, capturó al joven en compañía de otros dos adolescentes.

Se les encontró recibiendo una suma de $400.000 en efectivo, resultado de amenazas de muerte y exigencias económicas dirigidas a la víctima.

Inicialmente, un juez de menores impuso al joven la medida de internamiento domiciliario. Sin embargo, tras una apelación de la Fiscalía, un juez de segunda instancia revocó esta decisión y ordenó su internamiento en un centro de detención juvenil.

Este caso resalta la preocupante participación de la juventud en actividades delictivas y refuerza la necesidad de medidas efectivas para prevenir y combatir la delincuencia entre los adolescentes.

La comunidad espera que estas acciones judiciales contribuyan a garantizar la seguridad y el bienestar de todos los ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *