En un emotivo cierre de ciclo, los estudiantes de Medicina María Camila Jaramillo Jaramillo y Kevin Andrés Acosta celebraron el fin de su internado en el hospital departamental Tomás Uribe Uribe, destacando la invaluable experiencia y aprendizaje durante todo este periodo.

«La experiencia del internado ha sido maravillosa, hemos estado acompañados siempre de médicos en las dudas que tenemos sobre los pacientes siempre han estado presentes, o sea, nunca hemos estado 100% solos. Los especialistas que tenemos los médicos generales que hay, las auxiliares y las jefes de todo se apre», compartió María Camila Jaramillo, reflejando el sentimiento compartido por ambos estudiantes.

Para María Camila Jaramillo, esta oportunidad representó un hito significativo en las carreras profesionales de estos jóvenes médicos. Les brindó la oportunidad de aplicar los conocimientos adquiridos en su formación académica mientras continuaban creciendo tanto personal como profesionalmente.

«En ese hospital, por ejemplo, muchos de los especialistas y muchos de los médicos generales, pues también son egresados de la USBA. Entonces eso nos da como una confianza, pues al realizar el año acá. Eh el hospital tiene muy buenas instalaciones, el hospital está mejorando cada vez más, entonces yo creo que es una oportunidad gigante», añadió Jaramillo.

El volumen de pacientes atendidos en el hospital permitió a los estudiantes adquirir destrezas clínicas fundamentales sin perder de vista la humanidad y los valores éticos inherentes a la profesión médica.

«Tuvimos una muy buena acogida, como decía el doctor. Ahora eso prácticamente es una familia, una institución que está es compuesta por unos. Un personal idóneo que acoge muy bien a los estudiantes, le brindan todas las capacidades, todas las instalaciones que tuvimos acá, como sabemos, pues el hospital departamental. Es un. Una institución que acoge mucho volumen de paciente. El noroccidente del Valle, de prácticamente todo el centro del. Calle y ese volumen de paciente nos ayuda a nosotros como estudiantes a aprender cada día más. Porque en tanto volumen de paciente nos aprendemos, tenemos toda la destreza de atender más pacientes sin perder la humanidad y todo eso que nos enseña la Universidad como buenos médicos», expresó Kevin Andrés Acosta.

La elección de realizar el internado en el hospital departamental Tomás Uribe fue de suma importancia para ambos estudiantes, ya que les proporcionó una sólida base para la futura práctica médica.

«En un hospital que acoge eh mucho volumen de paciente, sabemos que nosotros como médicos cada día nos enfrentamos a nuevas cosas. Y todos los pacientes que llegan acá, de todas las de todas las clases sociales, campesinos, ciudadanos de todos lados. Todo eso nos enseña a formarnos. Para yo creo que 1 formándose solamente con el año de internado, acá ya tiene para trabajar en cualquier institución del país», compartió Acosta. Al expresar su gratitud hacia el hospital y todo su personal, los estudiantes resaltaron la importancia de esta experiencia en su formación como futuros médicos, destacando los valores de solidaridad, humanidad y compromiso que guiaron cada paso de su internado con la certeza de haber adquirido una experiencia invaluable. Estos jóvenes médicos están listos para enfrentar los desafíos que les depara el futuro con confianza y determinación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *